La Iglesia Católica conmemora el 25 de marzo la solemnidad de la Anunciación del arcángel Gabriel a la Virgen María, cuyo hecho hace referencia a la profecía del nacimiento del hijo de Dios.

De acuerdo con el candelario, el encuentro ocurrió unos nueve meses antes de la llegada de la Navidad, que sería el “25 de diciembre”.

Dicho tiempo, se asocia con el período de gestación de la Santísima madre para dar a luz a Jesucristo. Cabe destacar, que durante el encuentro Gabriel le dijo a la Virgen “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo”, según el evangelio de san Lucas (1, 26 -38).

Lo anterior tiene relación con la oración poderosa a La Magnífica, pues esta hermosa plegaria de la que se inspiró María fue por el milagro de Dios a elegirla como la madre de Jesús.

Conoce cómo fue la solemnidad de la Anunciación

El arcángel Gabriel comentó a María que tendrá un hijo llamado Jesús, el cual sería el hijo de Dios y se formaría en su vientre.

Ella le pregunto ¿cómo sucedería? y él le respondió a través: del Espíritu Santo y el poder del Padre “que la cubrirá con su sombra”, para ser concebido humanamente.

Por otra parte, la Santísima Virgen recibió una señal de milagro por el arcángel, al decirle que su prima Isabel, quien era ya mayor y no podía tener hijos, estaba embarazada.

María aceptó la voluntad del Todopoderoso

La Santísima Virgen María aceptó la propuesta del plan de Dios, pues era una mujer devota a él y confío en su palabra para tan importante misión.

Cabe destacar, que siempre estuvo al servicio del Todopoderoso, enseñando el mensaje de amor, bondad, humildad y misericordia del Señor.