Caritas Valencia

Información religiosa en Valencia

Menu Close

Un Dios mensajero, Hermes

Hermes, Dios mensajero

Hermes era según los dioses de Grecia, un dios mensajero del Olimpo, se le veneraba por ser el dios que protegía a los que viajan, cruzan y transitan fronteras, también era conocido por ser el dios de los ladrones y mentirosos, debido a su gran y fluida elocuencia. Era hijo de Zeus con una plebeya, Maya.

Orígenes de Hermes

Nació en una cueva en el monte Cilene, ubicado en Arcadia. Pocos días después de su nacimiento, se dice que el dios ya escaparía de su cuna y se arriesgaría a caminar por los campos, de esta formal logra llegar donde su hermano Apolo se encontraba al cuidado del rebaño de vacas y bueyes.

Hermes roba uno de los bueyes de Apolo y lo encierra en una cueva para impedir que su hermano lo encuentre, regresando entonces a su cueva en Cilene, pero antes se toparía con una tortuga, la cual le daría una nueva idea. Mata a la tortuga y utilizaría el caparazón y tripas para crear la lira. Contento con su nuevo invento y travesura, dormiría pacíficamente. Apolo descubre la travesura de su pequeño hermano y le exige a Zeus aplicar justicia.

Hermes, dioses griegos

La madre de Hermes le pide devolver el buey a su hermano, y camino a la cueva, Apolo se da cuenta del instrumento musical de Hermes, y termina por ofrecerle todo su ganado a cambio de la lira, cosa que Hermes aceptaría gustoso.

Funciones de Hermes

Cuando te preguntas cuales son los dioses Griegos, podemos ver que Hermes era representado comúnmente con unas sandalias aladas, las cuales le permitían viajar rápidamente para llevar los recados que le encargaría su padre Zeus. Además, otra de las funciones que tendría Hermes entre los dioses, sería dirigir a las almas de los difuntos a las puertas del Reino de Hades.

Características de la religión politeísta

Características principales de las religiones politeístas.

Como bien sabemos, el politeísmo va cambiando considerablemente si la diferenciamos entre las diversas culturas que existen en el mundo.

Más aun así cuenta con un número notable de características en común:

Dentro de ellas se puede encontrar que, a pesar de que existen diversos puntos de vistas, los dioses del politeísmo tienen características de personalidades independientes e individuales. Y además de esto, poseen habilidades, necesidades, y también ciertos deseos en específicos.

Se tiene la idea de que carecen de una forma material específica, es decir, que no pueden asumir cuerpos físicos, y es que las divinidades tienen un muy alto nivel de relevancia para los humano, y pueden aún intervenir en las particularidades de la vida cotidiana de las personas.

En esta forma, también pueden ser invocados a través de rituales, al igual que de sacrificios, pero a la misma vez, aunque podría manifestarse, pueden hacerlo por su propia voluntad.

religiones politeístas

Más características resaltantes.

Otra de las características de estos dioses es que suelen hacer algunas referencias a que son totalmente inmortales, al igual que no son omniscientes ni omnipotentes.

Al mismo tiempo, el politeísmo se suele caracterizar de igual forma por poseer una gran lógica para cualquiera que sea la circunstancia, ya que de esta forma siempre le es atribuida a alguno de sus dioses.

Es por este motivo que se les brinda cierta flexibilidad a los que comenten pecados, ya que pueden recurrir a alguno de ellos para que interceda por él ante otro dios.

Dentro de los grandes rasgos, las diversas sociedad que practican el politeísmo, no tienen una única teología o una sola creencia. Sino que más bien, esta puede llegar a coexistir con otros sistemas éticos y filosóficos, de quienes se pueden nutrir.

La profecía de María

La profecía de María

En el cántico recitado por Nuestra Santa Madre que conocemos como La Magnífica (en latín Magnícat) ella anunciaría “Desde ahora me felicitarán todas las generaciones” (Lucas 1, 48) tomando en ese instante como punto de partida, las felicitaciones por parte de su prima Isabel, primera en proclamar a María como “dichosa”.

Bienaventurada me llamarán todas las generaciones

Ante estas palabras, podemos afirmar que el cántico y oracion La Magnifica predice la proclamación que se irá extendiendo en todo el mundo, donde María hace testimonio de la veneración por parte de la comunidad cristiana hacia ella quien se convertirá en la Madre de Jesús.

oración La Magnífica

La Magnífica constituye en este sentido, una primicia al culto cristiano transmitido en todas las generaciones existentes, fe que ha formado nuestro amor hacia la Virgen de Nazaret.

María, sierva y esclava del Señor

Es interesante reflexionar, que el episodio que precede el cántico de la Magnífica y la visitación de María a Isabel, es decir, cuando María se entera de que es la portadora del Hijo de Dios y decide visitar a su prima Isabel, pues el ángel le había anunciado que estaba por dar a luz.

A pesar de la importante misión de la Virgen, a quien se le habría anunciado que sería la Madre de un Rey, ella en su máxima humildad como mujer, decide ir a servir a su prima, adelantándose entonces a las enseñanzas de Cristo, cuando nos dice “amarnos los unos a los otros como Él nos amó”.

María es, por lo tanto, símbolo de caridad, amor y entrega desinteresada al prójimo, por esto es dichosa, y será alabada por todas las generaciones, por siempre.

El credo y la forma en que debe rezarse

Partes que conforman El Credo

Las verdades que se conocen dentro de la religión católica, se pueden encontrar en la oración del Credo. El Credo representa todo en lo que creen los practicantes de la fe cristiana de manera resumida, y se puede dividir en tres partes:
⦁ La primera parte, nos habla de Dios Padre y de la obra de la Creación.
⦁ Seguidamente, nos hablaría de Dios Hijo y la redención del hombre.
⦁ Finalmente, nos habla de Dios Espíritu Santo y nuestra santificación.

diferentes credos

Dogmas en El Credo

El resumen de estas tres partes del credo, contiene a su vez doce artículos que explican brevemente las principales verdades en las que se basa la religión católica:

⦁ Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la Tierra
⦁ Jesucristo, Hijo único de Dios.
⦁ Jesús fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y nacido de María la Virgen.
⦁ Jesús fue crucificado, muerto y sepultado.
⦁ Jesús descendió a los infiernos y al tercer día resucitó.
⦁ Jesús subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padres.
⦁ Jesús vendrá a juzgar a vivos y a los muertos.
⦁ El Espíritu Santo.
⦁ La Iglesia, santa, católica y apostólica y la comunión de los santos.
⦁ El perdón de los pecados.
⦁ La resurrección de los muertos.
⦁ La vida eterna.

El poder del Credo

Recitar el Credo, implica creer en Dios, creer en la iglesia, reafirmar la fe cristiana, es una oración que está llena de poder y compromete a quien lo pronuncia a reafirmar su fe en los pasajes bíblicos que cuentan la vida de Jesús.

El amor hacia los pobres en la Biblia

Entre las obras de misericordia más importantes, encontramos el amor hacia los pobres en la biblia. La enseñanza más distintiva y resaltante del cristianismo es que Dios se despojó de todos atributos divinos y se incluyo de lleno en la experiencia humana, ósea se hizo carne para estar junto a nosotros.

En este tramo, Jesús mostró al mundo que los seres humanos pueden ser santos al practicar y ejercer la compasión hacia el pobre, el oprimido, el incapacitado. Jesús también se ocupaba de sus necesidades espirituales, y como todo ser humano también tenía sus necesidades físicas, también reía, lloraba, se molestaba tal cual como un una persona común y corriente.

Los evangelios revelan la innegable verdad de que Jesús se conmovía ante las necesidades humanas y respondía mediante actos de misericordia. A menudo, llamó la atención a las necesidades y preocupaciones de los pobres y despreciados; tenía un interés específico en relacionarse con ellos y darles las buenas nuevas de salvación. Sin embargo, a menudo, antes de atender sus necesidades espirituales, también respondía a sus necesidades físicas. Desafiaba a los pudientes a responder a las necesidades de los pobres como su deber. De los pobres decía que ellos nos proveen una oportunidad para hacer el bien y constituyen un examen de nuestra aptitud para participar del reino celestial

Jesús se interesó en los pobres, podemos verlo reflejados en las sagradas escrituras. Las narraciones de todos los Evangelios sobre la vida de Jesús, nos ilustra que el comprendía muy bien las dificultades de los pobres y por lo tanto era muy consciente de todas sus necesidades.

Aunque él es un rey y vivía en el cielo, abandonó su gloria, para vivir como ser humano y “se hizo pobre por causa de nosotros así dice (2 Corintios 8:9). Al observar las muchedumbres, “Jesús inmediatamente se compadecía de ellas, porque estaban como ovejas sin pastor” (Mateo 9:36).

Es importante destacar en el relato sobre la viuda necesitada, que Jesús nos enseña las cuantiosas dádivas de los ricos ofrendaban, “que era lo que les sobraba”, en comparación a la modestia contribución de la viuda pobre. Ella conmovió el corazón de Jesús porque “dio de su indigencia, todo lo que tenía” (Lucas 21:4).

Luego de que Jesús murió, los apóstoles y seguidores, continuaron interesándose por los más pobres. En el año 49, el apóstol Pablo se reunió con Pedro, Santiago y Juan para conversar acerca de la comisión que él había recibido de Jesucristo.

Sobre la predicación de las buenas nuevas, llegaron al acuerdo de que Pablo y Bernabé debían ir a las naciones para concentrarse en los gentiles. Pero, Santiago y sus compañeros los instaron a tener siempre presentes a los pobres.

Análisis de Jesucristo desde un punto de vista económico

O también, que un día Jesucristo llegase en su barca a la región de los gerasenos, encontrase allí a un pobre loco endemoniado, le sacase los demonios y los obligase a meterse a una piara de dos mil cerdos, no significa en absoluto que Él no tuviera en cuenta los legítimos derechos de los propietarios de los cerdos. De ninguna manera. La propiedad es un derecho natural, y Jesucristo no iba a anular este principio eterno sólo por salvar a un pobre diablo, retrasado mental, y además bueno para nada. Lo que ocurrió, seguramente, fue que Jesucristo planeaba liberar primero al loco para después ocuparse de los cerdos. Pero no contó con que los éstos enloquecerían y se arrojarían al precipio, ahogándose todos en el mar. De tal modo que cuando, avisados de lo acontecido por los porqueros, llegaron los propietarios a reclamar sus derechos, es de suponerse que Jesucristo tenía ya muy bien estructurado un plan de indemnización. Pero comprendiendo los propietarios que el pobre era insolvente, le pidieron que se fuera, cosa que aprovechó Jesucristo para subirse a su barquito e irse lo más rápido posible. Pero de que iba muy apenado el pobre, de eso no hay la menor duda.

O también, que otro día Jesucristo multiplicara los panes y los peces y alimentara a miles de gentes, eso no significa que Él fuese comunista, menos aún precursor de Casaldáliga o Samuel Ruiz; ni quiere decir que Jesucristo apoyase la pereza improductiva o la limosna inmerecida a los incapaces. Como ya el difunto Edgar Mason nos ha hecho ver, la verdadera enseñanza de este pasaje no es que se debe dar pescados a los hombres, sino que es muchísisisisisimo mejor enseñarlos a pescar. Después de todo, no siempre va a estar allí Jesucristo para hacernos el milagro. Es muy claro, pues, que la mejor lectura de este pasaje no es la lectura literal, sino la lectura trascendental. Téngase en cuenta que el pasaje trata de un milagro, ¿verdad? Y, todavía más, de un milagro económico, ¿no? Y entonces ¿no es evidente el mensaje trascendental, como quien dice subliminal, de Jesucristo? Milagro económico… ¿no les dice eso algo? Vamos, pero si está clarísimo: ¡economía de mercado!…. ¿o me van a decir que no saben cómo hizo Pinochet el milagro?

Pero hay un pasaje que no deja la menor duda sobre la visión capitalista, librecambista y libreempresarista de Jesucristo. Es aquél donde Jesucristo en persona, sólo que ahora furioso, como loco, y con látigo en mano, provoca tremendo alboroto en las afueras del templo, insultando y llamando ladrones a los mercaderes, y de paso tumbándoles mesas, sillas, tenderetes y mercaderías. Al respecto, que no se hagan ilusiones los comunistas: Jesucristo no se opone al comercio. En realidad, es evidente que sólo se opone al ambulantaje.

¡Todos propietarios, todos empresarios!

(Humm, y si no fue Jesucristo, ¿quién fue entonces el que dijo todos hermanos? ¿Vicente Fox?)

¿Es Jesucristo capitalista?

Si vamos a creer a la derecha católica -panistas, cristeros, Legionarios y Opusdeístas- resulta que Jesucristo ve con muy buenos ojos el capitalismo, esto es, la propiedad privada, la libre empresa y el libre mercado. De hecho Él nos quiere a todos, pero no proletarios, sino todos propietarios, y si además empresarios, mucho mejor. Cierto que el capitalismo puede conducir a excesos y situaciones lamentables. Pero si, según recomienda la Rerum novarum, damos a la propiedad y a la libre empresa mucha función social y cuidado de la dignidad de la persona, y agregamos un poquitín de limosna donde haga falta, santo remedio: el capitalismo se cristianiza; la paz, el amor, el comercio y la prosperidad se expanden al universo entero; y surge el hombre nuevo, el hombre evangélico, que -a juzgar por lo que dicen los escritores de la derecha- debe ser alguna especie de superempresario, muy activo y eficiente, que invierte constantemente, que paga el salario justo y vende al precio justo, que nace, crece, se reproduce y muere como manda la Iglesia, que vota por el PAN, y que finalmente se va al Cielo (no se sabe si a gozar de la Visión Beatífica del Señor, o a seguir invirtiendo, posiblemente en la industria de la pluma o en el ramo de espectáculos corales y entretenimiento).

Conque Jesucristo capitalista… Bueno, hay que reconocer que esto permite releer el Evangelio con un nuevo espíritu y entender entre líneas algunas cositas.

Por ejemplo, que Jesucristo, de oficio carpintero, haya querido meterse a predicador (y no, digamos, a magnate de la industria mueblera), no significa que Él careciese de visión empresarial. Lo que pasó seguramente fue que, no contando con capital propio ni queriendo depender del financiamiento judío (que lo conduciría rápidamente a la ruina, según preveía Él, muy claramente, gracias a Su Omnisciencia), consideró más prudente meterse a la política. Añádase a eso la efervescencia de la época, las tendencias estatistas de Roma, el nacionalismo rabioso de los fariseos, la agitación revolucionaria de los zelotes, el comunismo ejemplar (eo ipso, subversivo) de los esenios… en fin. Era, pues, muy necesario que alguien defendiese la propiedad, la libre empresa y el libre mercado. De ahí que Jesucristo optara por la predicación. En ese sentido, podemos considerarlo un ilustre precursor de Luis Pazos.

El salmo 23 de David

Salmo de David

El salmista David recita uno de los salmos más populares, el salmo 23 que además se ha convertido en una de las principales citas bíblicas memorizadas y recordadas por propios y extraños, por lo que se evidencia una exclamación de la supremacía del Señor, quien a diario expresa su misericordia en favor de cada uno de sus hijos, erigiéndose como un DIOS amoroso y proveedor, así que en medio de circunstancias complicadas, no hay nada mejor que adorar y darle gracias al creador por cada bendición del presente, y las que están encaminándose en el futuro, declaración que sembraba una paz eterna en el salmista David.

El señor es mi pastor – Salmo 23
La recitación poética de este salmo representa una herramienta que se adapta a la vida cotidiana de las personas en el mundo, así que no importa la situación si activas con fe las palabras de este salmo 23. Los momentos de dificultad que vivió el salmista durante su proceso le llevaron a escribir esta joya literaria, que representa las promesas de DIOS a las vidas de sus hijos. Si eres una de esas personas que vive un momento de dificultad en su vida, este pasaje bíblico se convierte en una medicina que puede curar rápidamente a una persona.

Podrás preguntarte por qué usamos los términos medicinales; la analogía sirve porque la palabra de DIOS es una medicina que puede cambiar la vida de una persona, con el objetivo de ayudar a este individuo a ser tocado por el poder de DIOS y entender la magnitud de ese poder. Las personas no se dan cuenta quien es la fuente de todo, y en el momento en que llega la escases es que se dan cuenta proporcionalmente de quien proviene la provisión total de lo que necesitamos, bien sea por medio de un negocio, trabajo entre otras actividades, pero lo cierto es que la fuerza es dada por DIOS para mostrar su gloria en esa persona.

7 Pecados Capitales: Avaricia

La Avaricia proviene de una expresión en latín, la cual hace alusión a una definición parecida a la glotonería y la lujuria: y es que al igual que esos 2 pecados capitales, en el caso de la Avaricia, también se trata de un pecado en exceso. ¿Por qué decimos esto? Porque la Avaricia hace referencia a la adquisición de riquezas de manera excesiva.

En una definición que dio Santo Tomás de Aquino, se describió la Avaricia como un pecado contra Dios, mediante el cual el hombre rechaza las cosas eternas y las cambia por las cosas temporales. Y al igual que otros pecados capitales, la Avaricia, puede originar o llevar a una persona a cometer otros pecados. Por poner algunos ejemplos, la Avaricia puede hacer que una persona sea desleal y traicionera, con tal de obtener un beneficio personal. Además, puede hacer que una persona acepte algún soborno. Y con tal de conseguir objetos valiosos, la persona avariciosa puede llegar incluso a robar y asesinar, haciéndolo de manera violenta.

Por último, la persona avariciosa puede incurrir en engaños o manipular la autoridad, como es el caso de la simonía. En vista de lo anterior, algunos llegan a la conclusión de que el hecho de ser avaricioso puede deberse a que se cree que las posesiones materiales y riquezas llevan a la felicidad, aunque en realidad pueden llevar a consecuencias graves para la persona avariciosa.

© 2018 Caritas Valencia. All rights reserved.